El estrés, la enfermedad del siglo XXI

El estrés es oxidativo y se produce cuando las células generan subproductos peligrosos conocidos como radicales libres.

Los radicales libres son moléculas que circulan por el cuerpo en busca de otros electrones y en el proceso, buscan y destruyen las células sanas. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres. La ciencia ha identificado el estrés oxidativo como el factor clave entre la salud y el bienestar. Miles de artículos y publicaciones científicas biológicas y medicas , así como opiniones de expertos respetados en todo el mundo, lo denominan el mal del la sociedad moderna.




El envejecimiento es el deterioro progresivo de nuestro organismo, dando como resultado la disminución en la capacidad de respuesta física y metabólica frente a agresiones tanto internas (cuerpo) como externas (ambiente). Es la pérdida de adaptación al estrés y al medio ambiente originando como resultado el riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas y la inevitable muerte, que en dichos mencionados casos se acelera. Nos oxidamos desde que nacemos, pero esa partir de los 35 años de edad, que se considera que envejecemos celular, hormonal y metabólicamente. El envejecimiento es irreversible, pero podemos retardar la aparición del deterioro y de las enfermedades relacionadas con él. Se han observado resultados extraordinarios en el SISTEMA NERVIOSO: Disminuye el estrés y el insomnio, los síntomas de la menopausia, la fatiga mental y física.

El tratamiento es muy eficaz en el CONTROL DE ENFERMEDADES CRONICODEGENERATIVAS: Diabetes, hipertensión, gastritis, artritis y en problemas circulatorios, así como en DISFUNCIONES SEXUALES, tanto masculinas como femeninas.

Este tratamiento RETARDA EL ENVEJECIMIENTO y mejora el estado FISICO, MENTAL y EMOCIONAL.